domingo, 30 de marzo de 2014

O'Carolan, el último bardo irlandés


Turlough O'Carolan (en gaélico, Toirdhealbhach Ó Cearbhalláin) nació en 1670, en Newtown, cerca de Nobber, condado irlandés de Meath. Cuando contaba 14 años, su familia se trasladó al condado de Roscommon, donde su padre encontró trabajo con la hacienda de la familia MacDermott Roe. La señora de la casa se encargó de darle educación.

A los 18 años, Carolan quedó ciego a causa de un ataque de viruela. Entoces aprendió a tocar el arpa; completados sus estudios 3 años después, emprendió su vida como los arpistas itinerantes que durante siglos recorrieron los caminos de Irlanda. Y así lo hizo a lo largo de 45 años, componiendo melodías para aquellos que le daban cobijo, razón por la cual casi todas sus canciones tienen nombre de personas.

Si bien, al parecer no destacó como gran arpista, desde el principio sí lo hizo como poeta y como compositor, aportando aires nuevos a la música tradicional, incluso dejándose influenciar a veces por la música barroca italiana, sobre todo desde que hizo amistad con el compositor Corelli y su alumno Geminiani. Parece ser que un reto con este último dio lugar al O'Carolan's Concerto, del que el bardo irlandés salió victorioso. Por otro lado, Beethoven fue un admirador de Carolan y transcribió algunas de sus canciones, como el Lament for Owen Roe O'Neill.

Se casó con Mary Maguire, que permaneció en una granja de Mohill, en el condado de Leitrim. Mary le dio seis hijos y murió en 1733. El único hijo varón publicaría las obras completas de su padre en 1742.

Al final de su vida regresó a la casa de MacDermott Roe, de donde partiese; allí compuso su última canción, dedicada al mayordomo, Planty O’Flynn, aunque antes ya había hecho su adiós musical: Carolan farewell to music. Su funeral estuvo muy concurrido, siendo oficiado por sesenta sacerdotes ante una multitud de todo tipo de gente, y con el fondo sonoro de 10 arpistas interpretando una pieza llamada Goltrai. Fue enterrado en la cripta que la familia MacDermott Roe tenía en la abadía de Kilronan.

Se conocen unas 200 composiciones, aunque muy pocas con el texto original gaélico, la mayor parte de las cuales pueden encontrarse en grabaciones de infinidad de músicos irlandeses, aunque, curiosamente, se considera como mejor intérprete de Carolan al norteamericano Patrick Ball, que toca una arpa hecha al modo de las antiguas arpas irlandesas (de madera de arce y con 32 cuerdas) por el luthier, también norteamericano, Jay Witcher. Otra anécdota: el himno americano Barras y Estrellas está basado en una composición de Carolan.

texto y foto © manuel velasco



No hay comentarios: