martes, 27 de marzo de 2012

Escocia: Makars


La palabra escocesa Markar expresa el papel de un poeta o autor como un trabajador cualificado y versátil en el arte de escribir. Hay muchos de estos en Escocia y para celebras la importancia de los escritores en la vida, Edimburgo ha adoptado su propia versión del poeta laureado: Edinburgh Makar.

El Museo de los Escritores (The Writers' Museum) celebra la vida y obra de los escritores escoceses. Cada uno es conmemorado con una cita grabada en piedra y puesta en el pavimento de The Mound and the Lawnmarket y a las puertas del museo.

Esta es la lista de piedras del Makar's Court:
John Barbour - Fredome is a noble thing...
Robert Henryson - Blissed be sempill lyfe withoutin dreid...
William Dunbar  - The flesche is bruckle, the Fend is sle...
George Buchanan - Populo enim jus est ut imperium cui velit deferat.
Robert Fergusson - Auld Reikie, wale o ilka town...
Robert Burns - man to man the world o`er/ Shall brithers be for a that.
Sir Walter Scott - This is my own, my native land!
John Galt - birr and smeddum...
Robert Louis Stevenson - there are no stars so lovely...
Violet Jacob - There`s muckle lyin yont the Tay that`s mair to me...
Neil Munro this New Road will some day be the Old Road, too...
John Buchan - We can only repay our debt to the past...
Helen Cruikshank - the spirit/ Endures forever.
James Bridie - Who knows the heart of a man...
Neil Gunn - Knowledge is high in the head...
Hugh MacDiarmid - Drums in the Walligate, pipes in the air...
Nan Shepherd - Its a grand thing to get leave to live.
Naomi Mitchison - Go back far enough and all humankind are cousins.
Fionn MacColla - my roots in the soil of Alba.
Robert Garioch - in simmer, whan aa sorts foregether...
Nigel Tranter - You intend to bide here?
Sorley MacLean - nan robh againn Alba shaor...
David Daiches - Bridge-building is my vocation.
Douglas Young - He was eident,/ he was blye,/ in Scotlands cause.
Sydney Goodsir Smith - Bards hae sung o lesser luves than I o thee...
Tom Scott - Weird hou men maun aye be makin war...
George Mackay Brown - In the fire of images/ Gladly I put my hand.
Dorothy Dunnett - Where are the links... joining us to the past?
Iain Crichton Smith - Let our three-voiced country sing in a new world.
 St Andrew Square, abierta al público tras 230 años, ha sido desarrollada como un espacio para celebrar la poesía en la Ciudad de la Literatura. Este nuevo espacio está vinculado con Edinburgh Makar y con el  National Poetry Day.

St Andrews Square - copyright Edinburgh City Centre Management GroupSt Andrews Square - Tell us your ideas for this gardenSt Andrew Square Garden

Los grandes poemas se mostrará en la fachada de cristal de la cafetería, y habrá citas y poemas impresos en las servilletas. 

El primer poema mostrado es del poeta local y previa Markar Valerie Gillies.

To Edinburgh
Stone above storms, you rear upon the ridge:
we live on your back, its crag-and-tail,

spires and tenements stacked on your spine,
the castle and the palace linked by one rope.

A spatchcocked town, the ribcage split open
like a skellie, a kipper, a guttit haddie.

We wander through your windy mazes,
all our voices are flags on the high street.

From the sky’s edge to the grey firth
we are the city, you are within us.

Each crooked close and wynd is a busy cut
on the crowded mile that takes us home

in eden Edinburgh, centred on the rock,
our city with your seven hills and heavens.

Valerie Gillies

viernes, 16 de marzo de 2012

El Batallón de San Patricio

El Batallón de San Patricio fue una unidad militar mexicana que se formó principalmente con soldados del ejército de los Estados Unidos que desertaron y se unieron a las Fuerzas armadas de México en la Guerra de Intervención Norteamericana de 1846 - 1848. Aproximadamente un 45% eran inmigrantes irlandeses y el resto de otros países católicos. Tomaron el nombre del Santo Patrono de Irlanda.

Origen

Los "San Patricios" tienen un origen incierto, pues se sabe muy poco con certeza de su reclutamiento. Una historia popular -base de la película de 1999 Héroes sin Patria (One Man's Hero), en la que Tom Berenger interpreta al comandante de la brigada John Riley- relata que el núcleo de la unidad se formó como consecuencia de los severos castigos sufridos por soldados católicos (especialmente irlandeses) debido a la desconfianza que los mandos militares tenían en contra de ellos, ya que, por motivos religiosos, los consideraban más cercanos a Roma que a Washington, y por lo tanto, más afines a la causa de los mexicanos que en el fondo compartían su misma religión. Es sabido que el ejército de México reclutaba activamente estadounidenses católicos y ofrecían importantes concesiones de tierras a quienes abandonaran el ejército de Estados Unidos en favor del de México.

Su bandera estaba formada con un fondo verde, y de un lado un arpa dorada y las palabras Erin Go Bragh (Irlanda Por Siempre), y por el otro una imagen de San Patricio, el santo patrono de Irlanda, y las palabras 'San Patricio'.
Participación en la Guerra

El primer combate de los San Patricios como unidad mexicana es la Batalla de Monterrey (21 de septiembre de 1846), con una batería de artillería al mando de John Riley, anteriormente teniente del Ejército de Estados Unidos e inmigrante irlandés. Sirvieron con distinción y está acreditado que rechazaron con éxito dos diferentes asaltos al corazón de la ciudad. A pesar de su tenacidad y valor, y de que Taylor estaba a punto de abandonar el ataque, el comandante mexicano Pedro Ampudia, desesperado, pidió parlamento, consumando la derrota.

Tras del reclutamiento en Monterrey, los San Patricios crecen en número, que algunos estiman en cerca de 800 hombres; aunque según los registros más fiables, no llegaron a constituír más de dos compañías reforzadas (300 hombres) con oficialidad mexicana. Pese a su extraordinario rendimiento como artilleros en varias batallas, especialmente en la defensa de Monterrey, donde defendieron éxitosamente La Ciudadela, y en la Batalla de la Angostura, en la que diezmaron un batallón atacante y capturaron dos cañones norteamericanos, acción por la que su comandante y varios oficiales recibieron la condecoración Cruz de Honor de la Angostura; se ordenó a los San Patricios convertirse en un batallón de infantería a mediados de 1847 por orden personal de Antonio López de Santa Anna.

Como unidad de infantería los San Patricios continuaron sirviendo con distinción; en la Batalla de Churubusco (20 de agosto de 1847), las maltrechas fuerzas mexicanas se establecieron en el convento de Santa María de Churubusco, y las fuerzas armadas estadounidenses se prepararon para atacarlos. Aunque el convento no era más alto que sus alrededores, sus bardas de piedra constituían una buena defensa. Además, los norteamericanos tendrían que cruzar un río para llegar allá, lo cual daría tiempo al ejército mexicano para preparar a medias, trincheras y encarar otro enfrentamiento. Los defensores mexicanos sumaban 1.300 personas y pertenecían a los batallones Independencia, Bravos y San Patricio. La lucha fue constante y desfavorable para los mexicanos, esta vez bien mandados y motivados por los generales Manuel Rincón y Pedro María Anaya. Tras algunas horas de combate, las fuerzas mexicanas se quedaron sin municiones y una bomba provocó una explosión en la reserva de pólvora que los dejó sin posibilidades de seguir defendiéndose; a pesar de lo cual y una vez que se izó una bandera blanca en señal de rendición, el capitán Patrick Dalton la abatió para seguir resistiendo, pero ya era inútil, el convento quedó en silencio. Cuando el general Twiggs entró al patio del convento, exigiendo a los soldados mexicanos que entregaran las armas, la pólvora y el parque, el General Anaya se le enfrentó, diciendo: "Si hubiera parque, no estaría usted aquí."

Fin del Batallón

Los miembros del Batallón de San Patricio capturados por el ejército estadounidense sufrieron muy duras represalias; habían sido responsables de algunos de los más duros combates (y que causaron más bajas) a los que los estadounidenses se enfrentaron. Los que formaban parte del ejército estadounidense antes de la declaración de guerra oficial (el capitán Riley entre ellos) fueron azotados y marcados con hierro candente en la cara, con la letra "D" de desertores, y sentenciados a trabajos forzados. Los que entraron en el ejército mexicano tras la declaración de guerra, fueron ahorcados en masa como traidores, viendo de frente el sitio de la Batalla de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847. Por orden del General Winfield Scott, fueron ejecutados precisamente en el momento en que la bandera de Estados Unidos reemplazó a la de México en lo alto de la ciudadela. Cuando la bandera alcanzó lo más alto del asta, se abrió la trampa del cadalso.
(Wikipedia)




ONE MAN'S HERO 
El batallón de San Patricio

Héroes Sin Patria

Año: 1997 


Lista de reproducción de Youtube con la película completa en 12 partes

lunes, 12 de marzo de 2012

Música: Sonerien-Du (Bretaña)

El grupo bretón Sonerien-Du celebra en 2012 sus 40 años de historia, llenos de canciones y kilómetros de carretera.


Grosse Fiesta le samedi 18 Août 2012 à PONT-L’ABBE (29), sur le site de Kervazegan

viernes, 9 de marzo de 2012

Libro: Celtas (National Geographic)

CELTAS
Daniele Vitali
National Geographic
Colección Los Tesoros de las Antiguas Civilizaciones
2007
ISBN: 8479015596
Páginas: 205
Dimensión: 29x32



Desde la Antigüedad, los celtas han suscitado más temor que fascinación. Indomables y temibles guerreros, mercenarios y conquistadores, a los ojos del mundo mediterráneo encarnaron al bárbaro por excelencia, enemigo de la civilización. Hermanados por una misma lengua y una estructura social que privilegiaba la ideología guerrera, aquellos pueblos de campesinos, artesanos y caballeros jamás estuvieron políticamente unidos, pero consiguieron, con el tiempo, ocupar toda la Europa continental e insular hasta Asia Menor.


Los celtas no erigieron monumentos megalíticos y, sólo excepcionalmente, dejaron tras de sí grandes esculturas comparables a las de los mundos griego o etrusco-itálico. Aplicaron su arte a los objetos pequeños y sus repertorios figurativos dieron forma a una visión fantástica, fugitiva y muy especial de la naturaleza y de su propio mundo espiritual y mágico-religioso. Largo tiempo ignorados por los estudiosos, los celtas son hoy objeto de profundas investigaciones que han permitido conocer y comprender numerosos aspectos de la identidad, la cultura, el arte y las creencias de estos antiguos pueblos, que se sitúan en la raíz de la cultura europea.