sábado, 8 de diciembre de 2018

Astérix en Bretaña


El cómic

Julio César ha conquistado toda Bretaña (Britannia), exceptuando un pequeño pueblito que resiste al invasor, pero estos guerreros cansados van perdiendo y deciden mandar a Buentórax, primo hermano de Astérix, a conseguir algo de poción mágica y traerla para la resistencia inglesa.
Panorámix le prepara un enorme barril lleno de poción, y dado que todo está muy tranquilo en la Galia, Astérix y Obélix acompañan a Buentórax de vuelta a su pueblo. En el camino atacan una embarcación romana y los Romanos se enteran de su propósito, por lo que regresan y ponen a la ciudad en alerta. Sabiendo que los tres amigos habrán sido refugiados en un albergue, pero sin saber en cuál, los romanos deciden confiscar todos los barriles de vino de la ciudad, para conseguir también el de la poción. 
Astérix y Obélix logran infiltrarse en el palacio, donde están todos los barriles de la ciudad y, para no arriesgarse a quedarse mucho tiempo ahí se llevan todos los barriles de su albergue confiscados para investigar luego el correcto. Aun así, su carreta es robada por un ladrón, que vende el vino por todas partes. Tras localizarlo comienzan a rastrear uno a uno los barriles, y finalmente lo encuentran en un partido de Rugby. Pero al intentar escapar con él, los romanos los atacan y logran destruir el barril, cuyo contenido se pierde en el río. 

Una vez en la aldea, Astérix toma unas hojas que Panorámix consiguió en un país lejano y asegura que creará la poción. En realidad, eran simplemente hojas de , pero motiva a los guerreros bretones lo suficiente como para derrotar a los romanos.

La película 




Título original
Astérix chez les Bretons 
Año
Duración
75 min.
País
Francia Francia
Dirección
Guion
Cómic: René Goscinny, Albert Uderzo
Música
Vladimir Cosma
Fotografía
Animation
Productora
Gaumont International
Género
Animación.  Infantil.  Comedia.  Aventuras |  Cómic
Sinopsis
Es ocioso pensar que los británicos se han hecho raros a través de los siglos. Ya eran realmente diferentes desde sus mismos orígenes. Como los británicos no pelean nunca durante las horas del té, o en los fines de semana, al César le resultó muy fácil derrotarles, a pesar de haberse presentado de una manera increíblemente desorganizada. Afortunadamente, ¡una aldea bretona aislada sigue resistiendo! Habiendo sido solicitada su ayuda, los romanos se apoderan de todos los barriles de vino que pueden encontrar en Londinium, incluido el de los Galos, demasiado ocupados en recuperarse de su primera comida inglesa. Cumpliendo órdenes, los legionarios comienzan a catar todos los barriles para averiguar cuál es el que contiene la pócima mágica. La ceremonia de la cata se convierte en un caos cuando los soldados se emborrachan bebiéndose hasta la última gota. A Astérix le resulta fácil entonces recuperar el precioso barril, pero sólo por breve tiempo. A Obélix, demasiado borracho para darse cuenta, se lo arrebatan inmediatamente... (FILMAFFINITY)





No hay comentarios: